Datos personales

Mi foto

Nuestro objetivo es atender lo más rápidamente posible las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen riesgo de padecerlos. Además de ser un apoyo imprescindible para sus familias, acompañándolas y asesorando en el camino que han de recorrer...
En este blog se han desarrollado todos los sistemas y medidas técnicas y organizativas al alcance, previstas en la normativa de protección de datos de carácter personal para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y sustracción de los datos de carácter personal facilitados por el usuario visitantes (aunque las medidas de seguridad en Internet no son inexpugnables). Las comunicaciones privadas que pudieran darse serán consideradas como confidenciales, el acceso a esta información es restringido mediante estrictos controles internos.
El usuario podrá ejercitar, respecto a los datos recabados en la forma prevista, los derechos reconocidos por la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en particular los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Podrá ejercer sus derechos en las oficinas de CDIAT AVANZA (APCOM) en C/ Caballeros Sanjuanistas, nº 4 bajo. C.P.: 30400 de Caravaca de la Cruz, Murcia.

lunes, 30 de julio de 2012

DESARROLLO MOTOR DE 3- 7 AÑOS


Conchi  Martínez Robles.
 Fisioterapeuta CDIAT “AVANZA”.


¿Qué es el desarrollo motor?
Podríamos definir el desarrollo motor como la progresiva adquisición de habilidades en el área del movimiento o motora, durante el crecimiento del niño en sus primeros años de vida.
Para su valoración existen una serie de escalas y test en el que se van marcando los hitos más característicos del desarrollo en cada franja de edad. Estos hitos se han obtenido del estudio del desarrollo motor en niños sanos, colocándose cada hito a la edad en la que estos niños lo han conseguido.
Cuando los resultados obtenidos por el niño que evaluamos más se aproximen al promedio obtenido en los estudios, dicho de otra forma, mejor supere la prueba correspondiente a su edad, más próximo se encuentra al desarrollo normal, mientras que cuando más se aleje, más alterado será su desarrollo.

Hay estudios que afirman que el diagnostico de los niños con problemas de desarrollo motor no graves, pasa con frecuencia desapercibido durante los 5 primeros años de vida. Por eso es importante que le prestemos atención a sus habilidades motoras y a la edad en que las realiza.

El niño de 3 a 7 años
En este artículo pretendemos dar unas orientaciones sobre los hitos motores que realizan los niños desde los 3 hasta los 7 años, y en próximas ediciones describiremos los correspondientes a 0-3 años. También señalamos los signos o hitos de alerta, que son aquellos que nos avisan de que puede que exista un problema en el desarrollo normal de dichas habilidades a nivel motor, y ante los cuales, sería conveniente consultar a un especialista.
El aprendizaje de habilidades motoras a partir de los 3 años es más lenta, que en las etapas anteriores, siendo más numeroso el aumento cualitativo que cuantitativo de las mismas.
En las franjas de edad citadas a continuación se describen las actividades motoras más características que el niño puede realizar en esa edad según los estudios  y test destinados a esta materia.

·       El niño con 3 años puede:
-         Correr.
-         Caminar de lado.
-         Caminar de puntillas.
-         Saltar hacia delante con los dos pies juntos.
-         Subir escalones sin agarrarse poniendo un pie en cada escalón.
-         Mantenerse a la pata coja durante 3 segundos.
-         Caminar sobre una línea hacia delante.  Pone siempre un pie sobre ella y el otro puede salir algunas veces de ella.
-         Montar en triciclo.
-         Chutar y botar un balón.
-         Lanzar una pelota.
-         Atrapar con las dos manos la pelota que le lanzan rodando.
Consultar al pediatra si:
No camina  de forma independiente.
Pierde con frecuencia el equilibrio al caminar.
Se cae con frecuencia.
Si se observa un retroceso en la calidad de la marcha.
Si no es capaz de subir o bajar escalones.

·       El niño a los 4 años:
-         Baja la escalera sin agarrarse poniendo un pie en cada escalón.
-         Puede dar  un salto hacia delante sobre un pie.
-         Corre haciendo  cambios bruscos de dirección.
-         Tiene mayor coordinación y equilibrio al correr, siendo capaz de dejar de correr cuando se lo indiquemos, dando pocos pasos  sin caerse.
-         Camina hacia atrás sobre una línea.
-         Se mantiene a la pata coja durante 5”.
-         Se mantiene de puntillas durante 3”.
-         Pedalea.

Consultar al pediatra si:
No corre.
No salta.
No se mantiene  a la pata coja.

·       El niño a los 5 años:
-         Puede dar varios saltos hacia delante sobre un pie.
-         Salta 75cm hacia delante.
-         Caminar hacia delante poniendo un pie delante de otro.
-         Galopa.
-         Anda en cuclillas.
-         Se queda  de puntillas 10”.
-          Maneja bien la bicicleta.
-         Se mantiene a la pata coja 10”.
-         Imita con precisión movimientos realizados por otra persona.
-         Salta un obstáculo.
-         Bota y para una pelota más pequeña.
Consultar al pediatra si:
No se mantiene a la pata coja más de 3”.
No puede subir y bajar escalones alternando los pies sin ayuda.

·       El niño a los 6 años:
-         Puede saltar hacia los lados y hacia atrás.
-         Salta con rebote sobre uno y otro pie.
-         Salta  alternando los pies.
-         Puede hacer abdominales.
-         Trepa a grandes alturas.
-         Camina por superficies altas y estrechas.
-         Combina  varias actividades como carrera y salto, carrera y golpear pelotas, caminar mientras lanza o para objetos.
-         Lanza más lejos, corre más rápido y demuestra mayor coordinación, equilibrio, ritmo y orientación, en la ejecución de los movimientos.

Consultar al pediatra si:
Disminuye la velocidad de la carrera.
 Se cansa ante actividades de poca intensidad.

·        El niño a los 7 años
-         Mejora la calidad de todas las actividades aprendidas y aguanta mayor intensidad en las actividades que realiza.
-         Puede combinar más acciones como: correr, botar y sortear obstáculos.
-         Realiza actividades deportivas con precisión.
-         Puede hacer flexiones.
Consultar al pediatra si:
Signos de alerta en cualquiera de las edades anteriores:
-         Cuando el niño se cansa con más facilidad.
-         La calidad de sus movimientos disminuye.
-         Deja de hacer movimientos que antes hacía: subir o bajar escalones, correr…
-         Pierde el equilibrio con facilidad.
-         Realiza movimientos descoordinados.
-         Cae con frecuencia.
-         Se aprecia rigidez en sus movimientos.
-         Si tiene mucha debilidad.

Si se da alguna de estas circunstancias consultar al pediatra.

Ante la duda de si el desarrollo de vuestro niño está acorde con su edad es importante salir de dudas consultando a un especialista. El retraso en el desarrollo motor es importante de diagnosticar y tratar precozmente para intentar normalizarlo lo antes posible y conseguir el ritmo de aprendizaje de los niños de su edad evitando en el niño situaciones de verse menos hábil que el resto de sus compañeros.

Recordamos que cada niño tiene un ritmo y modo de aprendizaje propio y hay que respetarlo. Lo que en unos niños aparece en una edad en otros puede aparecer un poco tiempo después sin considerarse retraso motor. Siempre y ante cualquier duda consultar con un especialista.