jueves, 7 de noviembre de 2013

Tan fuerte, tan cerca

Acabo de descubrir una auténtica chulada de película!! Increíble!! Espero q os guste a vosotros también, aquí os dejo el enlace del trailer por si os interesa como familiares o profesionales. El protagonista tiene rasgos característicos de Asperger.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Rabietas infantiles

Las rabietas son una queja habitual entre los padres y madres de niñ@s entre 2 y 3 años. Debemos tener en cuenta que es una etapa normal a nivel evolutivo y que aunque no todos los niñ@s van a tener rabietas es algo bastante común es esas edades.
Es fundamental para poder trabajar las rabietas con nuestros/as hijos/as entender porqué suceden. L@s niñ@s están creciendo y necesitan saber dónde están los límites y a través de las rabietas obtienen un mecanismo para poner a prueba a los padres. Es una forma de saber “hasta donde pueden llegar”.
Una de las cosas fundamentales a la hora de intentar reducir las rabietas es: prestar atención a las cosas positivas que hace el niño al cabo del día (aunque sean cosas poco relevante) y reforzárselas de manera positiva.
Los refuerzos pueden ser de varios tipos. Los más apropiado con niñ@s pequeños es utilizar el refuerzo verbal: “que bien lo has hecho” “me gusta mucho como has recogido los juguetes…” o el refuerzo social, que puede ser un beso, una caricia, un choque de manos…etc.
De este modo, a través del refuerzo le animáis a que las conductas que son reforzadas las repita en el futuro. Una de las leyes básicas del aprendizaje dice que: todo aquello que hacemos y va seguido de una consecuencia positiva tiende a repetirse en el futuro, por lo que todo aquello que reforcéis de manera positiva, serán las conductas que el/la niñ@ tienda a repetir.
En cuanto a las rabietas en sí, es difícil, pero de manera general debemos intentar no prestar atención a las mismas, puesto que eso sería un reforzamiento negativo (y recordemos que todo lo que reforzamos sea positivo o negativo tiende a repetirse).
Cuando hablamos de no prestar atención tenemos que tener en cuenta tres factores básicos: el contacto visual, el contacto físico, y la presencia cercana. Esto quiere decir que, durante una rabieta debemos intentar: no mirar al niñ@, no tocarlo/a, o en el caso de que busque el contacto evitarlo, y alejarnos del espacio lo máximo posible.
Por otro lado siempre hay que tener en cuenta, si la rabieta es muy fuerte, asegurarnos de que en ningún momento corre peligro (dándose un golpe o rompiendo algo con lo que pueda lastimarse producto del enfado). Si esto ocurriera deberemos evitar el daño, pero sin entrar en regañinas o quejas de ningún tipo hacia el/la niño/a, puesto que eso sería volverle a prestar atención.
Una cosa fundamental en relación a los problemas de conducta es no generalizar conductas específicas a características propias del/la niño/a, es decir, no etiquetarle por conductas puntuales y establecerlo como una característica de las persona. Por ejemplo: si un día la habitación esta desordenada, le diremos que la habitación está desordenada no que él/ella es un desordenado/a, porque de este modo estamos atacándole como persona, cuando en verdad nos queremos referir a una conducta puntual.

Si somos constantes en la aplicación de la técnica las rabietas irán disminuyendo, puesto que dejaran de serle útiles para conseguir lo que quiere (un juguete, no hacer algo o simplemente conseguir atención).

FUENTE: COLEGIO PSICÓLOGOS REGIÓN DE MURCIA

Trabajando la Muerte y el Duelo con niños/as

Hoy en día, en nuestra sociedad occidental, hablar de la muerte es complicado. Podríamos decir que casi “de mal gusto”. En muchas ocasiones evitamos de varias formas mirar de frente ante esta realidad. Por este motivo con más razón el profesional de la psicología que actúa en situaciones de terrorismo tendrá que enfrentarse en muchas ocasiones a procesos de duelo complejos, más aún si se trata de menores.
Generalmente este hecho se tapa, se oculta y se aleja, como si morir fuera en realidad una equivocación o un error que no tiene por qué pasar o pasarnos (de momento). Incluso la palabra “muerte” o “morir” nos incomoda y por eso usamos eufemismos - “Se ha ido a un largo viaje”, “Ahora está en otro lugar”, “Descansa en paz”-, porque hablar de forma literal, puede ser tomado a mal por la persona que nos escucha.
La muerte se aleja de la vida y, con ella, también la experiencia del que está en duelo. La persona que fallece ha de hacerlo lejos, sin que se le pueda ver mucho, y quien le llora debe hacerlo rápido, en silencio y por poco tiempo. Pero esto no siempre ha sido así. En otras culturas y no hace mucho tiempo en la nuestra, la muerte forma y ha formado parte de la vida cotidiana de las personas. Se moría en casa, rodeado de toda la familia, adultos y niños. Todos los familiares veían lo que había pasado, todos comprobaban el  hecho natural de morir, con dolor, con aflicción, con desconsuelo o con tranquilidad, pero el hecho mismo de morir se hacía presente y el dolor por la muerte era compartido y acogido por todas las personas adultas y niños/as.
Con todo esto deberíamos preguntarnos ¿Por qué alejamos la muerte? ¿Si es un proceso natural inherente al ser humano? Sin duda alejamos la muerte porque a todos los seres humanos nos inquieta y nos angustia enfrentarnos a ella. La muerte nos resulta inquietante.
Es muy complicado poder ayudar a los niños/as si las personas adultas no sabemos afrontar de forma adecuada un proceso de duelo. Por ese motivo en primer lugar tenemos que familiarizarnos con los conceptos de duelo y sus fases y luego nos adentraremos en diferenciadas según la edad para poder trabajar con los/as niños/as.
Los/las niños/as se preguntan, intuyen y conocen de alguna forma la existencia de la muerte. Si no obtienen respuestas o éstas son confusas, elaborarán sus propias teorías acerca de lo que significa morir. Estas teorías son siempre limitadas y están marcadas por su pensamiento egocéntrico, fantástico y por su saber emocional, lo que sin duda hará aumentar su angustia y su malestar.
Cuando los/as niños/as nos preguntan es porque necesitan aclarar lo que ellos/as construyen. Es importante fijarse en qué preguntan y responder de acuerdo a su edad, pero siempre ser sinceros sobre sus dudas. Esto le calmará y le servirá para confiar en nosotros. Es de vital importancia saber cómo va adquiriendo el/la niño/a  el concepto de “muerte” y de “estar muerto” a lo largo de su desarrollo evolutivo. Es importante saber qué entiende, qué se pregunta y con qué fantasea a cada edad, para poder ayudarle a que se aproxime a esta realidad de una manera veraz y menos angustiosa.
Necesitan nuestra ayuda y nuestro acompañamiento, porque su concepto de muerte está en construcción, así como su propia elaboración del duelo. Erróneamente, pensamos que lo mejor es que de momento no sepan nada porque creemos que, si no saben, no existirá para ellos/as. Pero, en realidad, no es esto lo que sucede: cuando los/as niños/as no saben, pero intuyen y desean saber, lo que hacen es inventar sus propias teorías. El problema es que sus teorías suelen estar condicionadas por la edad, la limitación de su desarrollo cognitivo, su grado de madurez emocional, su capacidad o no de conceptualizar, sus experiencias vitales o lo que otros iguales les hayan contado, todo lo cual hace que sus explicaciones estén teñidas de los miedos, las defensas y lo que sean capaces de digerir a nivel emocional en cada edad. Por esta razón, las explicaciones que ellos/as construyen suelen ser limitadas y, en la mayoría de los casos, provocan más angustia y confusión que la propia realidad.
 FUENTE: COLEGIO PSICÓLOGOS REGIÓN DE MURCIA

martes, 5 de noviembre de 2013

CHARLA: ALARMAS EN EL DESARROLLO DE 3-6 AÑOS

Ayer tuvimos el placer de exponer nuestra charla sobre "Alarmas en el desarrollo de 3-6 años" en el Colegio Concertado "Nuestra Señora de la Consolación", a cargo de Concepción Martínez (fisioterapeuta) y Teresa Guirao (pedagoga y logopeda) del CDIAT AVANZA. Fue una buena experiencia, con una asistencia de 30 personas entre padres y profesorado de Educación Infantil, apoyos y orientadora.
Esperamos haber descifrado algunas de las dudas que como familias y profesionales os planteabais en vuestras labores del día a día.
Gracias por vuestra atención, cooperación e interés.










domingo, 3 de noviembre de 2013

Charla sobre alarmas en el desarrollo de los niños/as 3-6 años

Comenzamos con las charlas informativas a familias que impartimos por los centros educativos.
Este año abrimos gira en CARAVACA DE LA CRUZ en el Colegio Concertado NUESTRA SEÑORA DE LA CONSOLACIÓN. La charla es mañana lunes, 4 de noviembre de 18:00-19:00 h.
Hablaremos sobre LOS ÍTEM DE ALARMA O ALERTAS A OBSERVAR EN EL DESARROLLO DE LOS NIÑOS/AS DE 3-6 AÑOS.
Esperamos que todas las familias puedan acudir al evento, esclarezcan las dudas que tengan al respecto y que les sea de provecho en la educación de sus hijos. Gracias.