Datos personales

Mi foto

Nuestro objetivo es atender lo más rápidamente posible las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen riesgo de padecerlos. Además de ser un apoyo imprescindible para sus familias, acompañándolas y asesorando en el camino que han de recorrer...
En este blog se han desarrollado todos los sistemas y medidas técnicas y organizativas al alcance, previstas en la normativa de protección de datos de carácter personal para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y sustracción de los datos de carácter personal facilitados por el usuario visitantes (aunque las medidas de seguridad en Internet no son inexpugnables). Las comunicaciones privadas que pudieran darse serán consideradas como confidenciales, el acceso a esta información es restringido mediante estrictos controles internos.
El usuario podrá ejercitar, respecto a los datos recabados en la forma prevista, los derechos reconocidos por la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en particular los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Podrá ejercer sus derechos en las oficinas de CDIAT AVANZA (APCOM) en C/ Caballeros Sanjuanistas, nº 4 bajo. C.P.: 30400 de Caravaca de la Cruz, Murcia.

lunes, 30 de julio de 2012

DESARROLLO DE LA LATERALIDAD EN LA ETAPA INFANTIL



Antonia Abellán Pérez
Licenciada en Pedagogía
C.D.I.A.T. AVANZA

La lateralidad es una función de alta complejidad que hace posible que nos orientemos en el espacio y en el tiempo, y, por tanto, nos permite entender y manejar los códigos escritos (letras y números), característicos de nuestra cultura. Al hablar de lateralidad, nos ceñiremos al periodo comprendido entre los 4 y los 12 años de edad. Tenemos que tener en cuenta la importancia de la etapa prelateral.
Hasta los 4 ó 5 años no tiene demasiada importancia conocer donde están la derecha y la izquierda ni poseer una dominancia corporal. El niño busca o persigue la pelota, sin importarle si el lado por el que le va a venir se llama derecho o izquierdo.
En cambio, cuando se inicia el aprendizaje de la lectura y la escritura es importante poseer unas coordenadas bien organizadas para orientar los símbolos cuyo significado depende de la forma que tienen y del lugar que ocupan en el espacio y en el tiempo (letras y números).
  
El ser una persona diestra o zurda depende de dos factores: la herencia y el adiestramiento (experiencia). En ningún caso, el ser zurdo debe considerarse un defecto o una manía que hay que corregir.
La lateralidad sigue un proceso que pasa por tres fases:

§         Fase de identificación: entre los 0 y 2 años aparecen periodos de uso de las manos.
§         Fase de alternancia: hacia los 4 años la mano dominante se utiliza con más frecuencia.
§         Fase de automatización: hacia los 6-7 años puede desarrollarse un periodo de transición en la que el niño utiliza la mano no dominante o ambas manos.

¿CÓMO SE DETECTA LA LATERALIDAD DIESTRA O ZURDA DE UN NIÑO?

A la hora de valorar la dominancia lateral del niño lo podemos hacer de dos formas (tendremos en cuenta como edad de referencia los 4 – 5 años). Una forma es dedicarnos a observar de forma continua el comportamiento motriz del niño en su casa o en el aula (se trata de hacer una valoración diaria de la conducta espontánea del niño), la otra forma es la exploración directa, realizada en el aula o en un gabinete de diagnóstico (se trata de colocar al niño ante distintas situaciones de prueba para que nos muestre cómo se organiza, se mueve, se expresa o coloca su cuerpo…).
  
SÍNTOMAS MÁS FRECUENTES PARA DETECTAR PROBLEMAS DE LATERALIDAD

Periodo preescolar

Es habitual encontrarnos con niños de 5 años que muestran una actitud de renuncia a su lateralidad y que utilizan con preferencia la mano del lado subdominante. Las causas son muy diversas: asimetrías funcionales no detectadas, falta de maduración de las etapas prelaterales, diversos condicionantes psicoafectivos familiares…
El cambio de dominancias debe seguir un orden y tendremos que desarrollar actividades dirigidas a potenciar la mano dominante.

Periodo de educación primaria

Cuando hacemos referencia a niños mayores, la situación exige un estudio personal y exhaustivo para diseñar una estrategia de cambio de dominancia manual exitosa. Los casos más frecuentes son los de niños zurdos contrariados. Los síntomas son:

  • Alteraciones de los procesos de integración y ordenación de la información, inversiones gráficas y concepción general del espacio y las dificultades para organizarse en un espacio y un tiempo.
  • Las actitudes de inseguridad, inestabilidad, falta de decisión, dualidad, temores exacerbados.
  • Problemas importantes psicomotrices o vegetativos.

Todos los síntomas de una lateralidad contrariada que podemos encontrar durante el periodo de la Educación Primaria derivan de una bilateralidad no resuelta. El niño mal lateralizado se comportará como un ambidiestro y presentará una falta de definición con respecto a las coordenadas básicas (se hace evidente en los primeros cursos).

Cuando se presenten algunos signos que obedezcan a trastornos laterales debemos dirigir la observación diaria en el aula, hay que evitar los errores de interpretación que podrían tener consecuencias nefastas para el niño. Si existe una lateralidad contrariada hay que actuar convenientemente para desarrollar una buena lateralidad, sin dejar que el paso de tiempo siga complicando el cuadro y enmascarando, que no resolviendo, muchos signos.