Datos personales

Mi foto

Nuestro objetivo es atender lo más rápidamente posible las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen riesgo de padecerlos. Además de ser un apoyo imprescindible para sus familias, acompañándolas y asesorando en el camino que han de recorrer...
En este blog se han desarrollado todos los sistemas y medidas técnicas y organizativas al alcance, previstas en la normativa de protección de datos de carácter personal para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y sustracción de los datos de carácter personal facilitados por el usuario visitantes (aunque las medidas de seguridad en Internet no son inexpugnables). Las comunicaciones privadas que pudieran darse serán consideradas como confidenciales, el acceso a esta información es restringido mediante estrictos controles internos.
El usuario podrá ejercitar, respecto a los datos recabados en la forma prevista, los derechos reconocidos por la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en particular los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Podrá ejercer sus derechos en las oficinas de CDIAT AVANZA (APCOM) en C/ Caballeros Sanjuanistas, nº 4 bajo. C.P.: 30400 de Caravaca de la Cruz, Murcia.

lunes, 30 de julio de 2012

ESTIMULACIÓN DEL DESARROLLO MOTOR DE 0-6 MESES




Concepción Martínez Robles.
Fisioterapeuta CDIAT “Avanza”

            Desde el nacimiento el bebé experimenta multitud de estímulos que le ayudarán a desarrollar su sistema nervioso. Es importante que desde sus primeros días de vida le ayudemos a tener buenos estímulos que le hagan aprender y le ayuden a evolucionar positivamente, para que así realice un correcto desarrollo en todos los niveles de aprendizaje. En este artículo nos centraremos en el desarrollo motor.

·        El bebé de 0-1 mes:

            Este primer mes de vida se caracteriza por la presencia de reflejos que, en su mayoría, irán desapareciendo poco a poco. El bebé realizará pequeños movimientos de pies, manos y cabeza, que irá controlando progresivamente. Podemos estimularle durante los primeros días acariciando toda su piel, haciéndole pequeños, suaves y lentos movimientos de piernas y brazos, cambiando el brazo con el que lo tomamos alternando derecha e izquierda… Al final del primer mes podemos ayudarle a empezar a controlar su cabeza de la siguiente manera:
a) Acuéstate boca arriba y coloca al bebé, boca abajo, sobe ti. Llámale la atención para que te busque y cuando te mire sonríele y dile cosas.
b) Coloca al bebé boca abajo, con los brazos ligeramente flexionados bajo su pecho y llámale la atención par que levante su cabeza. Es importante que le muestres tu alegría cuando lo logra.
c) Coloca tu cara cerca del bebé, cáptale la atención y ve moviéndote para que él siga tu movimiento. Esto puede hacerse en cualquier posición en la que se encuentre el bebé.

·        El bebé de 1-2 meses:

            En esta etapa el bebé puede hacer un poco más de movimientos de sus pies, manos y cabeza. Para su estímulo seguiremos con lo propuesto para el mes anterior y aprovecharemos también los tiempos en que está tomado:
a) Toma al bebé en posición vertical, sujetándole la espalda y si es necesario un poquito la cabeza. Muéstrale objetos o háblale cambiando tu posición de la cara (o el objeto) respecto  a él, y que él te siga.
b) Toma al bebé en posición vertical sujetándole la espalda y un poquito la cabeza. Llámale la atención y ve quitándole el apoyo de la cabeza. Cuando consiga mantener la cabeza estable en vertical puedes estimularlo haciendo lo mismo pero en planos un poquito inclinados.

·        El bebé de 2-3 meses:

            El bebé va tomando más protagonismo en sus movimientos. Empieza a patalear, mover sus piernas y brazos e intentará cambiar de posición, especialmente si le pones de lado. Sigue trabajando lo anterior y añade nuevas cosas:
a)  Acostado boca abajo, con los brazos semiflexionados bajo su pecho llámale la atención para que levante la cabeza y la mantenga así unos segundos. También puedes ir cambiando de posición de un lado a otro para que él te siga y gire la cabeza.
b) Acostado lateralmente, muévele despacito hacia delante y hacia atrás esperando su respuesta. Podemos intentar que se ponga boca arriba  sujetándole desde las manos y girándole suavemente  hacia atrás.
c) Estando boca arriba muévele sus piernas jugando a hacer flexiones y extensiones de rodilla (como en bicicleta). También puedes colocar un sonajero a los pies de forma que el bebé, de forma casual, al mover las piernas y  los pies escuche el sonajero y esto le ayude a realizar esta acción con más frecuencia.

·        El bebé de 3-4meses:

             A los 4 meses el control de la cabeza aun será mejor de manera que las experimentaciones con sus manos, piernas y cuerpo aumentarán. Comenzará a sujetar objetos, esto nos servirá de ayuda para estimularle el movimiento. Parte de lo trabajado en el mes anterior y añade lo siguiente:
a) Acuesta al bebé de lado. Muéstrale juguetes para que los coja o bien llámale con la intención de que se gire y quede acostado sobre su barriga. Al inicio puedes ayudarle a hacerlo. Repítelo estando acostado sobre el otro lado.
b) Estando el bebé de costado, incítale a darse la vuelta hacia boca arriba motivándole con juguetes de goma o juguetes de luces y sonidos y hablándole. Repítelo con el otro costado.
c) Estando boca abajo puedes ofrecerle objetos y llamar su atención por delante, superando la altura de su cabeza. El bebé empezará a enderezar la cabeza y el tronco, empezando a hacer apoyo sobre sus brazos. Podrá girar la cabeza hacia los lados. 
d) Boca arriba hará pataleos en contra de la gravedad, puedes colocar un sonajero móvil (carrusel) de forma que cuando levante un poco las piernas haga moverse el móvil, y esto le estimule. También puedes estimular el movimiento de sus piernas al cambiarle el pañal: mueve sus piernas “pedaleando”, de forma alternativa o durante el baño chapoteando en el agua con las piernas.

·        El bebé de 4-5 meses

            Hacia los 5 meses el bebé podrá empezar a estirar sus dos brazos hacia delante comenzando a soportar el peso de su espalda. Podrá pasar de lado a boca arriba o boca abajo por sí mismo e incluso intentará pasar de boca arriba a boca abajo y viceversa.      Puedes mantener lo propuesto en el mes anterior y seguir reforzando estas nuevas habilidades mediante los siguientes ejercicios:
a) Con el niño boca arriba, pon fuera de su alcance un juguete y anímale a cogerlo dando la vuelta, llegando a quedarse de lado. (Cuida que el brazo del lado hacia el que quieras que gire el cuerpo esté colocado correctamente, ya sea extendido hacia arriba o hacia abajo a lo largo del cuerpo).
b) Estando de lado llámale la atención con objetos para que se gire quedándose boca arriba o boca abajo. Ve cambiando de boca arriba a boca abajo y también el lado sobre el que se apoya. Al final de este mes puede que empiece a hacerlo pasando de boca arriba a boca abajo directamente, sin necesidad de empezar de lado.
c) Estando el niño boca abajo, háblale y  enséñale objetos para que los intente tocar. El niño puede que intente extender un brazo hacia el objeto, cargando el peso en el contrario, mientras le llamamos la atención.
d) Con el niño acostado boca arriba, tira suavemente de sus brazos para llevarlo a la posición de sentado. Durante el quinto mes y poco a poco, puedes ir disminuyendo la ayuda en función de la capacidad del niño para incorporarse.

Puedes empezar a ayudarle a mantenerse sentado encima del adulto, sujeto con cojines o almohadones…
           
·        El bebé de 5 a 6 meses

            Continúa estimulándolo para levantar y girar la cabeza con firmeza, patalear alternativamente, girar boca arriba y boca abajo, mantenerse sentado cada vez con menos ayuda… y también:
a) Ayúdale a mantenerse sentado con las piernas separadas y las manos apoyadas entre las piernas para que aprenda a sujetarse.
b) Puedes ponerlo sentado apoyado en un respaldo un poco inclinado hacia atrás y enseñarle juguetes par que se enderece y se adelante un poco consiguiendo una posición erguida.
c) Puedes ponerlo sentado para bañarlo o vestirle pero siempre dándole sujeción en la cintura y procurando que la posición sea erguida. Es preferible que el niño permanezca durante cortos tiempos sentado de forma correcta durante varias ocasiones al día, que largos tiempos en los que se canse y adopte malas posiciones.

            Estos ejercicios son tan solo una pequeña muestra de actividades que puedes hacer para ayudar  a tu bebé a desarrollar su movilidad. Anímate y juega con él. Ayúdale a descubrir y relacionarse con este nuevo mundo de experiencias en el que se encuentra. Recuerda que cada niño tiene su ritmo de aprendizaje y hay que respetarlo. Ante cualquier duda o problema acude a tu pediatra.