Datos personales

Mi foto

Nuestro objetivo es atender lo más rápidamente posible las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen riesgo de padecerlos. Además de ser un apoyo imprescindible para sus familias, acompañándolas y asesorando en el camino que han de recorrer...
En este blog se han desarrollado todos los sistemas y medidas técnicas y organizativas al alcance, previstas en la normativa de protección de datos de carácter personal para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y sustracción de los datos de carácter personal facilitados por el usuario visitantes (aunque las medidas de seguridad en Internet no son inexpugnables). Las comunicaciones privadas que pudieran darse serán consideradas como confidenciales, el acceso a esta información es restringido mediante estrictos controles internos.
El usuario podrá ejercitar, respecto a los datos recabados en la forma prevista, los derechos reconocidos por la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en particular los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Podrá ejercer sus derechos en las oficinas de CDIAT AVANZA (APCOM) en C/ Caballeros Sanjuanistas, nº 4 bajo. C.P.: 30400 de Caravaca de la Cruz, Murcia.

lunes, 30 de julio de 2012

EL DESARROLLO DEL NIÑO DE LOS 0 A LOS 3 AÑOS.


Mª Concepción Robles Martínez
Diplomada Fisioterapia
CDIAT AVANZA (Asociación APCOM)

El desarrrollo motor y psicomotor de un niño se produce en etapas sucesivas, cada una de ellas prepara al niño para la siguiente, y ha de ir conduciéndolo a una madurez que será progresiva. A lo largo de las etapas los movimientos voluntarios e intencionales serán cada vez más, así como la adquisición de movimientos finos y precisos, que harán que el niño se convierta en un ser maduro, y vaya teniendo cada vez más autonomía e independencia  en sus movimientos.
El desarrollo requiere unas condiciones neurológicas, que harán posible las sucesivas adquisiciones motrices en cada una de las etapas. Las adquisiciones motoras no son logros independientes unos de otros, ni son solo aquello que está planteado en nuestros genes o en nuestro cerebro, sino que es el producto del conjunto de todo lo anterior con los factores sociales, ambientales, culturales, familiares, que rodean al niño, y las características propias de él. Por ello existe un margen de variación en la edad concreta en la que cada niño adquiere cada uno de los hitos motores que le llevaran a una madurez motora.
También no podemos olvidar que el desarrollo motor lleva una evolución paralela y con influencia recíproca, entre el desarrollo neuro-muscular y el desarrollo psicológico. El neuro-muscular, permite al niño adquirir el tono muscular necesario para mantener las posiciones (de pie, sentado,..) y el dominio de movimientos coordinados (manipulación. marcha,..), y el desarrollo psicológico dará la madurez cognitiva y afectiva.


Características motoras de un niño desde recién nacido hasta los 3 años.
 Dentro de las características motoras de un niño sano, se va a resaltar los signos de alerta que nos pueden indicar que haya una disfunción neurológica y poder hacer la referencia oportuna al especialista a fin de que realice un diagnóstico, y así verificarlo, o ver si es simplemente  una variación de la normalidad sin más.

0-1 mes:

·         Todos sus actos son reflejos, los centros  que rigen los movimientos voluntarios no funcionan todavía, por lo que responden a los estímulos con movimientos que no controlan. La existencia de reflejos es indicativo de  que el niño esta sano y carece de lesiones neurológicas, algunos de los reflejos desaparecen en el transcurso de los 4 o 5 primeros meses, otros se convierten en acciones voluntarias y otros seguirán siendo reflejos toda la vida. Algunos de estos reflejos son: el respiratorio y el parpadeo son de los que permanecerán el resto de la vida, el de succión pasara a ser voluntario, el de Babinski, que es un reflejo que aparece en la planta del pie, es de los que desaparecerá casi al año.
·         En el tono muscular predomina una hipertonía (es una excesiva tensión en el músculo), en las extremidades superiores e inferiores, y una hipotonía (es una excesiva relajación) en la cabeza y tronco.
·         Postura: si los colocamos boca a bajo tendrá la postura fetal típica, que es la de los miembros superiores e inferiores flexionados, y otra característica de la postura, es la asimetría (brazo y pierna de un lado extendido y el otro flexionado).
·         Los movimientos espontáneos de un bebé ante un movimiento brusco, son movimientos globales, anárquicos e inadaptados a todo el cuerpo.


1-2 meses:

·         Aun se mantienen los reflejos.
·         Postura: en posición ventral el tono del tronco y la cabeza es débil. Predomina la          hipertonía y sigue conservando la posición fetal. En posición dorsal se mantiene aun flexionado.
·          Prensión: con dos meses va disminuyendo, las manos ya no están tan cerradas.
Signos de alerta: No levanta la cabeza momentáneamente estando boca abajo, irritabilidad persistente sin una causa clara y trastorno de la succión o rechazo persistente del alimento.

3-4 meses:

·         Van desapareciendo los reflejos primitivos.
·         Tono del tronco y nuca se van consolidando.
·         Postura: en la posición ventral levanta la cabeza y se sostienen en los antebrazos. A los 4 meses realiza movimientos natatorios, (flexión y extensión de miembros superiores e inferiores como si estuviera nadando).En la posición dorsal utiliza las manos con más habilidad e indistintamente una de otra.
·         Desaparece el reflejo de prensión palmar (Gransping), empieza a interesarse por los objetos, y aunque aun no puede cogerlos, al contacto con ellos abre y cierra la mano, pero la prensión aún no es voluntaria.
      A los 4 meses ya puede llevar objetos a la boca.
Signos de alerta: Si prevalece la hipotonía y hipertonía (manos cerradas con el pulgar incluido), no haya control cefálico y asimetría mantenida.

5-6 meses:

·         Postura: en posición ventral el bebé levanta la cabeza y gran parte del tronco con firmeza, apoyándose en los antebrazos, y a los 6 meses se sostiene sobre las manos.; en esta posición puede manipular un juguete. Intenta ya voltear, es decir, pasar de boca abajo a boca arriba.  Apoyado sobre el tórax mueve brazos  piernas haciendo el avión.
En posición dorsal comienza a jugar con los pies, y  llega a la posición de sentado    con un poco de ayuda.
      A los 6 meses se mantiene sentado con un mínimo apoyo.
·         Prensión: a los 5 meses aparece la prensión voluntaria, coge objetos y se los lleva a la boca, a los 6 meses ya la tiene bien adquirida.
Signos de alerta: hipertonía en miembros superiores e inferiores, y hipotonía de cuello y tronco, persistencia de los reflejos arcaicos, no mantiene la sedestación con apoyo, ausencia de la prensión voluntaria.

7-8 meses:

·         Postura: en posición ventral puede girar sobre si mismo, y voltear de boca arriba a boca abajo.
      Se mantiene sentado sin apoyo, apoyándose en las manos para no caerse. A los 8 meses la tonicidad del tronco le permitirá mantenerse sentado con más equilibrio y sin apoyo.
·          Bipedestación: de pie le gusta saltar y agacharse.
·          Prensión: intenta coger con pinza inferior (pulgar – meñique). Mantiene un objeto en la mano si se le ofrece otro, y se lo puede pasar también de una mano a otra, golpearlo, y soltarlo voluntariamente, por lo que le gustará tirar los juguetes y ver el ruido que hacen al caer. Con 8 meses se perfecciona la capacidad de soltar.
Signos de alerta: hipotonía del tronco y cuello,  hipertonía de los miembros superiores e inferiores, no mantiene la sedestación con apoyo, ausencia de la prensión voluntaria.

9-10 meses:

·         Postura: sentado se puede inclinar hacia delante sin perder el equilibrio, hacia los lados aun le cuesta. A los 9 meses se puede poner de pie sujetándose a los muebles.
·         Desplazamientos: se desplaza reptando,  arrastrándose  y gateando. Estando de pie, apoyado, puede dar algún paso.
·         Prensión: ya la tiene lograda y coge en pinza superior (pulgar-índice), lo que le permite coger objetos pequeños, y meter y sacar objetos de cajas.
Signos de alerta: Hipotonía del tronco, no mantener la sedestación, ausencia de pinza manipulativa, no voltear y falta de interés por desplazarse.

11-12 meses:

·         Desplazamiento: gatea con mas rapidez. Se mueve apoyándose en manos y pies “marcha del oso”. Puede caminar agarrándose a muebles y cogido de la mano. A los 12-15 meses comienza a caminar solo; el equilibrio se apreciara cuando logre agacharse para coger un juguete y no se caiga.
·         Prensión: perfecciona la pinza y el relajamiento de los flexores para soltar. A los 11 meses le gusta señalar y explorar con el índice en orificios. Y a los 12 meses realizará sus primeros encajables, y hacer  garabatos si ve a un adulto hacerlo.
Signos de alerta: Falta de interés por desplazarse, no mantiene una sedestación estable, no tiene la pinza superior y ausencia de la bipedestación.

15 meses:

·         Desplazamientos: su locomoción se va asegurando, sube escaleras gateando.
·         Prensión: Se hace mas fina y precisa, su motricidad fina ha mejorado mucho, mete bolitas en una botella, pasa las hojas de un libro,....
Signos de alerta: No camina solo, ausencia de pinza superior y no arroja objetos.

18 meses:

·         Desplazamiento: sube y  baja escaleras poniendo 2 pies por escalón y con ayuda de las dos manos. A los 21 meses puede bajarlas con alternancias.
Mejora su equilibrio, lo que hace que pueda saltar con los dos pies, y agacharse para coger cosas.
      Comienza a correr.
·         Prensión: puede lanzar un balón sin caerse, le gusta garabatear, se quita zapatos y ropa que no tenga botones, ni cremalleras, ni cordones. Puede comer con bastante limpieza, colocando bien la cuchara en la boca.
Signos de alerta: Ausencia de marcha autónoma, conducta estereotipada, no sube escaleras, no garabatea y no hace torres con dos cubos

2 años:

·         Equilibrio: salta con los dos pies sobre el sitio
·         Motricidad fina: dobla el papel por la mitad por imitación,  construye una torre de 6 cubos, vierte agua de una taza a otra,  desenrosca tapones.
Signos de alerta: No corre y no construye torres de 3 o 6 cubos.

28 meses:

·         Equilibrio: se apoya sobre un pie sin ayuda, puede recibir una pelota grande, se mantiene sobre la punta de los pies (se pone de puntillas).
·         Salto: salta hacia delante.
·         Motricidad fina: pasa las hojas de los libros una por una, imita el trazo circular (hace círculos).

30 meses:

·         Cambios posturales: se puede levantar cuando está tumbado boca arriba y ponerse de pie.
·         Desplazamientos: sube y baja las escaleras alternando los pies sin ayuda,
·         Equilibrio: anda de puntillas, camina sobre una línea trazada en el suelo.
·         Motricidad fina: puede hacer una torre de 8 cubos, sostiene el lápiz entre los dedos.

34 meses:

·         Desplazamientos: usa los pedales del triciclo, trepa por espalderas, salta hacia los lados.
·         Motricidad fina: hace un puente con 3 cubos.

3 años:

·         Desplazamientos: corre de puntillas.
·         Salto: salta hacia atrás, salta a la pata coja sin ayuda, salta una cuerda a 20cm del suelo.
·         Equilibrio: puede girar al correr, puede controlar la parada en la carrera, lanza una pelota con los pies fijos.
·         Autonomía  personal: Se pone/quita solo la ropa.

Signos de alerta a cualquier edad: Movilidad, tono o postura anormal. Movimientos involuntarios (actitud distónica de manos, hiper-extensión cefálica...). Movimientos oculares anormales. Retraso en la adquisición de los ítems madurativos (screening). Macrocefalia, microcefalia, estancamiento del perímetro craneal.


Todo esto es lo que un niño debe de ir desarrollando a lo largo de sus 3 primeros años de vida a nivel motor, y esos signos de alerta son los que nos pueden avisar de que puede haber un problema, aunque también hay unas variaciones de esta “normalidad”, pero que no tienen un carácter patológico, es decir, no tiene porque haber una patología tras ello, y son:
§         Pinza manual entre el dedo pulgar y medio.
§         Deambulación autónoma independiente en forma de gateo, sobre las
      nalgas, reptando.
§         Marcha sin fase previa de gateo.
§         Marcha de puntillas (tip-toe gate).
§         Rotación persistente de la cabeza.
§         Retraso simple de la marcha.
§         Movimientos asociados: sincinesias.
§         Retraso en saltar sobre un pie.