Datos personales

Mi foto

Nuestro objetivo es atender lo más rápidamente posible las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen riesgo de padecerlos. Además de ser un apoyo imprescindible para sus familias, acompañándolas y asesorando en el camino que han de recorrer...
En este blog se han desarrollado todos los sistemas y medidas técnicas y organizativas al alcance, previstas en la normativa de protección de datos de carácter personal para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y sustracción de los datos de carácter personal facilitados por el usuario visitantes (aunque las medidas de seguridad en Internet no son inexpugnables). Las comunicaciones privadas que pudieran darse serán consideradas como confidenciales, el acceso a esta información es restringido mediante estrictos controles internos.
El usuario podrá ejercitar, respecto a los datos recabados en la forma prevista, los derechos reconocidos por la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en particular los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Podrá ejercer sus derechos en las oficinas de CDIAT AVANZA (APCOM) en C/ Caballeros Sanjuanistas, nº 4 bajo. C.P.: 30400 de Caravaca de la Cruz, Murcia.

lunes, 7 de abril de 2014

30 AÑOS DE LA ASOCIACIÓN APCOM por José Mª Rodríguez Alcázar (gerente de APCOM)

                               30 años

1984 – 2014 Apcom

De esta forma comienzan las memorias de actividades que se han venido elaborando todos los años en APCOM.

“La Asociación APCOM, comienza a funcionar en Noviembre de 1984 gracias a la iniciativa de un grupo de padres que ocho años antes  forman una asociación ASCRUZ con el fin de promover unos servicios que dieran salida y continuidad a la formación de sus hijos ante el vacío que existía después de terminar su etapa escolar. En principio, se empezó a funcionar como centro ocupacional, dando servicios de Habilitación Laboral y de Ajuste Personal y Social, para más tarde ir incorporando nuevos centros y servicios…”

Y ese grupo de padres y colaboradores no-padres fue el germen de lo que hoy es APCOM, antes ASCRUZ y a ellos le debemos el estar hoy aquí, lo que somos y lo que representamos.
Fue una época difícil, de emociones fuertes y desbordantes, unas buenas y otras muchas no tan buenas, desilusiones, decepciones, desengaños, que te hacían chocar con la cruda realidad, una época en la que todo era nuevo y todas las puertas estaban por abrir, pero este primer grupo de padres sabía lo que quería y tenía muchas razones por las que luchar, razones que iban creciendo y demandando servicios que no existían, y ellos no sólo comenzaron a abrir puertas, sino que las echaban abajo, con su fuerza, su ímpetu y la seguridad que le daba la razón , su razón, el amor hacia sus hijos. Visionarios de lo que hoy es una amplia cartera de servicios para las personas con discapacidad intelectual basada en derechos reconocidos a estas personas y avalada y sostenida por partidas presupuestarias, seguro que ni ellos se lo pueden creer. Gracias a todos ellos, Raimundo Rodríguez, Gabino, Paco Pin, Bartolo Caparrós, José Mª Ruiz, Pedro Sánchez, José Alegría, Cruz Robles y otros padres de la Comarca.
Después comienza la historia de APCOM que no es otra historia, sino la continuación de la misma historia con los mismos actores protagonistas, los usuarios o hijos del anterior grupo de padres. Y como presidente y a caballo entre el antes y el después, Manuel Navarro Sánchez “Gabino.”
 Y esta es una historia que habla de logros, logros que van asociados a conquistas, conquistas de derechos fundamentales para las personas con discapacidad intelectual, y todo ello va asociado a personas con un único interés conquistar su corazón y el corazón de sus hijos por medio de la conquista de un sueño, por eso este relato va dirigido y en homenaje a esos primeros padres y a esos seis conquistadores o presidentes, llámales como quieras, que en seis etapas distintas le hurtaron tiempo a su familia, trabajo y amistades, para luchar por algo en lo que creían y entrar en la historia de APCOM.
Y esa historia la recuerdo así…
Del 84 al 86 se vivió una primera etapa de transición, donde aún se sentían las secuelas de los inconvenientes al hacer frente a los pagos de la construcción del centro y su embargo, y donde el objetivo principal era sobrevivir y recuperarse a todo lo sucedido. Fue un momento difícil y de desconcierto donde tanto trabajadores como padres nos sentimos inseguros y evaluados, pero con ilusión y esperanza en el futuro, y que superamos gracias al apoyo de incondicionales de ASCRUZ que nunca abandonaron el barco hasta dejarlo en manos de Manuel Navarro Sánchez “Gabino” el primer presidente de la nueva asociación APCOM. Conocedor a fondo de la Asociación porque la había  visto nacer, sabedor de que hacía falta una actividad a través de la cual ir sumando otros tratamientos y trabajador incansable, puso en marcha los primeros talleres de terapia ocupacional, el taller de mochos de fregona y el de encuadernación.
A continuación, época difícil de necesaria austeridad del 86 al 90, que tuvo la horma de su zapato en Cristóbal Moreno, segundo presidente, el cual hacía de la austeridad su modo de vida y así le fue fácil aplicar el método a APCOM estirando la peseta al máximo e imponiendo unos automatismos que a la larga fueron claves para subsistir a aquella época de escasez de recursos. La optimización de esos escasos recursos era el objetivo principal, siempre atendiendo a las necesidades primordiales de los usuarios y permitiéndonos de vez en cuando algún que otro capricho como una semana en la playa de los Narejos al año, tan importante para los usuarios. Así como también lo fue el planteamiento de un nuevo proyecto como la puesta en marcha de la primera Vivienda Tutelada de la región, germen del servicio de residencia que tanto demandaban los padres ya mayores, demanda que recogió Cristóbal.
La siguiente etapa del 90 al 92 fue de importancia absoluta para APCOM, nos trajo, no sin constancia y trabajo, por fin, el desbloqueo del embargo que pesaba sobre la Asociación  y éste vino de la mano de dos personas vinculadas a APCOM de siempre, con ese tipo de vínculo profundo, enraizado y tutor, que no solo secuestra el corazón, sino que cala hasta los huesos, Antonio García Martínez-Reina, primero como trabajador y luego como Alcalde de Caravaca y José Luis  Lag, alma de APCOM en estos 30 años, de manera incansable siempre ha estado ahí como protector sempiterno y como leyenda viva de APCOM. Fue presidente en esa etapa, y aprovechando el desbloqueo conseguido que hace que APCOM sea libre para planificar y solicitar fondos para futuros e importantes proyectos, fue artífice principal  de la consecución de fondos para la construcción del Nuevo Centro Ocupacional utilizando su enorme personalidad y poder de convicción.
Entre el 92 y el 97, se logra algo que tantos padres,  usuarios y trabajadores veníamos anhelando desde hacía tiempo, esto es, una mejora muy importante en las instalaciones tanto del  C.O. como de Residencia que vendría a dar recursos nuevos en equipamientos, confort  en las instalaciones e imagen al exterior, donde trabajadores y usuarios desfrutaran de las actividades y tratamientos en los nuevos talleres y además descansaran por la noche en su nueva Vivienda tutelada, y digo esto porque en esta etapa se lleva a cabo de la mano de Andrés López Auguy la construcción del Nuevo Centro Ocupacional, un centro acogedor, luminoso  y bien equipado. Parecía evidente que los aires estaban cambiando para APCOM pues poco después se consiguen fondos para la compra de un piso y un apartamento unidos y totalmente equipados para dar el servicio de Vivienda Tutelada.
Del 97 al 2000 sucede la eclosión frenética de servicios y programas dando un gran avance e impulso a las posibilidades de crecimiento, desarrollo y profesionalización de los usuarios, comenzando con programas como el Horizon, que es el germen de la formación laboral en jardinería y con el programa de Garantía Social, otro tanto en la formación profesional reglada. A la vez se institucionalizó la figura del Voluntario, creándose la Asociación VAN y se comienza a lanzar la imagen de APCOM por medio de las I Jornadas de Sensibilización. A la vez, el programa Horizon de jardinería da sus frutos con un ambicioso proyecto de empleo que gracias a la sensibilidad de Ayuntamiento y al empuje y decisión de Antonio García Martínez-Reina  cristaliza en un compromiso de mantenimiento de jardines municipales que posibilita la creación del Centro Especial de Empleo Ecojardín. Al mismo tiempo se llevan a cabo unas duras negociaciones con la Administración y los bancos para hacernos cargo  del edificio de Caballeros Sanjuanistas, restaurarlo y equiparlo dando cabida a un nuevo servicio de Atención Temprana y de Residencia 24 horas con lo cual APCOM, cierra el círculo de atención en la Comarca del Noroeste a personas con discapacidad intelectual.
Como se puede ver, 3 años de explosión creativa y trabajo frenético que sin duda es fiel reflejo de la personalidad de Ginés García Martínez-Reina, presidente por entonces.
Para el siglo XXI, hacía falta una persona que fuera capaz de afianzar lo conseguido, dejar crecer y desarrollarse APCOM digiriendo lo absorbido y dotar ese crecimiento de su correspondiente apoyo económico, todo ello sin dejar de mejorar y complementar los servicios ya existentes y para ello hacía falta planificación, visión de futuro, estabilidad y perspectiva en el tiempo, o sea, tiempo para estabilizar todo lo procesado.
Y todo ello y más lo encontramos en Antonio Castillo Contreras, el Presidente del siglo XXI. Con él se ha logrado el afianzamiento y la estabilidad de los servicios con un soporte económico y además su  posterior ampliación hasta el límite de situar a APCOM entre las primeras Asociaciones de la Región en atención a las personas con discapacidad. En esta etapa APCOM se ha agigantado:
Empezando por su imagen al exterior por medio de las Jornadas de Sensibilización y Cena Gala multitudinaria y continuando con la inauguración de la Tienda Ecojardín, que aparte de ser una salida laboral, también colabora al reconocimiento por parte de la sociedad de la labor de APCOM. Continuando con la necesaria ampliación del Centro de Atención Temprana y Residencia Nova con el consiguiente aumento de plazas y la construcción de nuevos talleres de trabajo que hicieron posible la reorganización de los tratamientos a usuarios de acuerdo a la nueva nomenclatura del Centro, dividido entre Centro de Día y Centro Ocupacional.
Un reto importante y largamente deseado es el paso de la subvención graciable, variable e impredecible el momento de su cobro, al concierto por medio de contratos de plazas lo cual asegura una estabilidad económica de siempre deseada.
Y como colofón y broche a esta larga historia, se cierra definitivamente el círculo de servicios a las personas con discapacidad intelectual con unos últimos servicios que hacen felices a muchas familias de la Comarca, padres y madres de personas grandes dependientes que hasta ahora no solo tenían que ver a sus hijos considerablemente impedidos física y mentalmente, sino que, tenían que hacer kilómetros para poder verlos en otros Centros de la Región, ahora pueden disfrutar mutuamente el uno del otro a diario y esto es un gran logro conseguido por el Ayuntamiento de Caravaca con la constancia de Domingo Aranda y Carmen Ruiz que pelearon por ello y que confiaron en APCOM para la gestión  de estos servicios de Residencia y Centro de día para grandes dependientes, que comenzaron a funcionar en Enero de 2011.
Y este es el relato desde mi punto de vista como psicólogo, director y finalmente gerente, porque yo también he pasado por mis etapas, del  recorrido de una Asociación que he tenido el placer y el honor de haber vivido en primera persona cada momento, Asociación pionera, puntera y con grandeza, que se ha conseguido con la unión de padres, directivos, trabajadores y como no la pieza principal y alrededor de la cual todos se unen y reciben su energía: NUESTROS USUARIOS.


José Mª Rodríguez Alcázar

    Gerente de APCOM