Datos personales

Mi foto

Nuestro objetivo es atender lo más rápidamente posible las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen riesgo de padecerlos. Además de ser un apoyo imprescindible para sus familias, acompañándolas y asesorando en el camino que han de recorrer...
En este blog se han desarrollado todos los sistemas y medidas técnicas y organizativas al alcance, previstas en la normativa de protección de datos de carácter personal para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y sustracción de los datos de carácter personal facilitados por el usuario visitantes (aunque las medidas de seguridad en Internet no son inexpugnables). Las comunicaciones privadas que pudieran darse serán consideradas como confidenciales, el acceso a esta información es restringido mediante estrictos controles internos.
El usuario podrá ejercitar, respecto a los datos recabados en la forma prevista, los derechos reconocidos por la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en particular los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Podrá ejercer sus derechos en las oficinas de CDIAT AVANZA (APCOM) en C/ Caballeros Sanjuanistas, nº 4 bajo. C.P.: 30400 de Caravaca de la Cruz, Murcia.

lunes, 30 de julio de 2012

LA DISFONÍA



Paulina Laborda Andújar
Maestra Audición y Lenguaje
C.D.I.A.T. AVANZA (Asociación APCOM)

La voz es una herramienta poderos la cual usamos diariamente pero no la valoramos lo suficiente y por tanto a menudo no la utilizamos de forma adecuada. Como dijo Inés Bustos Sánchez: “consideramos la voz como una manifestación expresiva de la persona en su totalidad, a través de ella cada individuo logra expresarse y comunicarse con sus semejantes de una manera singular y única. La voz trasluce la vida psíquica y emocional de quién se expresa en ella y subyace una compleja acción de nervios, huesos, cartílagos y músculos, que implica al cuerpo de manera global”.

Cada vez es más frecuente encontrar entre la población infantil trastornos en la voz, siendo del 40% al 60 % el porcentaje de niños que lo padecen en algún momento de su vida, preferentemente entre los 6 y 10 años.

Entendemos por trastornos de la voz o disfonías a la existencia de un problema en las cuerdas vocales, esta vibración es defectuosa y la voz sale con alteraciones (voz ronca, entrecortada, apagada…). La disfonía es por tanto un término que utilizamos para describir un cambio anormal de voz. Las disfonías se dividen en dos grupos

  • Disfonías orgánicas (ocasionadas por problemas orgánicos: infecciones, anomalías de las cuerdas…)
  • Disfonías funcionales (ocasionadas por problemas funcionales: inadecuado patrón respiratorio, técnica vocal defectuosa…)
Nos centraremos en estas últimas ya que las principales disfonías en los pequeños son de tipo funcional, derivados principalmente des exceso o mal uso vocal. El niño vive en un mundote abuso vocal continuo, podemos observar diariamente niños acostumbrados a gritar en los deportes, juegos, niños que cantan elevando tanto su voz que llegan a sobrepasar sus posibilidades naturales, al igual, debemos ser conscientes de cómo en ocasiones nosotros mismos colaboramos a implantar un patrón de habla erróneo observando por ejemplo cómo en ocasiones un niño grita para que se le escuche ya que si no, no le dejamos participar en nuestras conversaciones (por ello hay que respetarle y dejarle hablar).

Si observamos en nuestros hijos los siguientes síntomas puede que estemos ante una disfonía:

  • Ataques de voz (golpe de glotis), gallos, sonidos forzados, respiración ruidosa y fatiga vocal.
  • Sensación de esfuerzo desmedido al hablar.
  • Descoordinación motriz sobre los órganos de articulación y respiración (inadecuada respiración y mala articulación).
  • Parece hablar con restos de aire aspirado.
  • La voz es monótona y falta de armónicos.
  • La fluidez (verbal) es muy rápida y con sacudidas.
  • La voz cantada está reducida a algunas notas y suena muy grave.
Para evitar posibles disfonías daremos unas pautas de manera general y así concienciarnos tanto adultos como niños de hábitos saludables para cuidar y mantener la voz:

  • Hablar despacio a intensidad moderada.
  • Respirar tomando aire por la nariz.
  • Adoptar una postura corporal correcta (espalda y cuellos rectos y alineados) al hablar.
  • Dormir las horas adecuadas, ya que el descanso a través del sueño es la mejor manera de recuperar una laringe.
  • Mantener la humidificación del ambiente, debemos evitar para conversar ambientes contaminados o mal ventilados.
  • Evitar cambios bruscos de temperatura (exceso de aire acondicionado y de calefacción).
  • No fumar.
  • No abusar de bebidas alcohólicas.
  • En cuanto a la comida daremos 3 consejos:
    • Comer con un proceso de masticación lento, tragando la comida una vez que ésta ha sido convenientemente triturada.
    • Evitar comer alimentos picantes o con mucha sal.
    • En su alimentación incluya abundantes frutas y hortalizas.
EVITE:          

*      No carraspee ni tosa habitualmente.
*      Evite hablar de forma prolongada a larga distancia y en el exterior.
*      No hable mucho durante un ejercicio físico agotador.
*      No hable con frases más largas que el ciclo espiratorio normal.
*      No ponga en tensión la parte superior del torax, hombros, cuello y garganta al inspirar o emitir sonidos.
*      No exija a su voz más de lo que exigiría al resto de su cuerpo.
*      Evitar hablar en situaciones emocionalmente fuertes.

HAGA EN SU LUGAR:

*      Bostece o trague lentamente y beba un poco de agua.
*      Acérquese para favorecer la audición y no tener que forzar tanto la voz.
*      Espere a estar más tranquilo y su sistema respiratorio le permita acomodar una producción óptima.
*      Hable lentamente y realizando pausas frecuentes.
*      Permita que el cuerpo se mantenga alineado y relajado con respiración natural. Permita al abdomen moverse.
*      Dedique tiempo al reposo vocal durante el día.

No podemos olvidar que los niños tienden a imitar y repetir los actos que ven, por  tanto empecemos por nosotros a implantar estas pautas y aprender a trasladarlos a cosas sencillas, del día a día como evitar comidas o bebidas muy frías enseñando por ejemplo en el caso de los helados que lo derrita en su boca antes de tragarlo. En definitiva transmitimos a nuestras futuras generaciones un patrón de habla adecuado donde las bases principales son no hablar muy alto, articular correctamente, pronunciar bien todas las palabras, respirar mientras se está hablando…

Si aún así la disfonía persiste ya debemos comenzar un programa de rehabilitación logopédica basado en:

  • Relajación: se realizará la relajación no solo en la zona laríngea sino en todo el cuerpo el general.
  • Respiración: la respiración es la base de la fonación por lo que habrá que implantar una respiración costo diafragmática.
  • Emisión – articulación: la vocalización consiste en la correcta y clara dicción de cada fonema y esto se consigue a través de una buena movilidad de mandíbula, labios y lengua.
  • Impostación: colocar la voz en la caja de resonancia adecuada a fin de que con el mínimo esfuerzo se obtenga el máximo rendimiento fonatorio.