Datos personales

Mi foto

Nuestro objetivo es atender lo más rápidamente posible las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen riesgo de padecerlos. Además de ser un apoyo imprescindible para sus familias, acompañándolas y asesorando en el camino que han de recorrer...
En este blog se han desarrollado todos los sistemas y medidas técnicas y organizativas al alcance, previstas en la normativa de protección de datos de carácter personal para evitar la pérdida, mal uso, alteración, acceso no autorizado y sustracción de los datos de carácter personal facilitados por el usuario visitantes (aunque las medidas de seguridad en Internet no son inexpugnables). Las comunicaciones privadas que pudieran darse serán consideradas como confidenciales, el acceso a esta información es restringido mediante estrictos controles internos.
El usuario podrá ejercitar, respecto a los datos recabados en la forma prevista, los derechos reconocidos por la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en particular los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Podrá ejercer sus derechos en las oficinas de CDIAT AVANZA (APCOM) en C/ Caballeros Sanjuanistas, nº 4 bajo. C.P.: 30400 de Caravaca de la Cruz, Murcia.

lunes, 30 de julio de 2012

EL DOLOR DE ESPALDA EN EDAD ESCOLAR.



 Juan Martínez Piñero.
Concepción Martínez Robles.
Fisioterapeutas.
CDIAT AVANZA

Es una realidad que, en la actualidad, el dolor de espalda en los niños y adolescentes en edad escolar está aumentando de una manera alarmante. Son muchos los estudios que intentan averiguar su origen y determinar protocolos para la prevención de este dolor.  La mayoría coinciden en que hay más escolares afectados por dolor de espalda que hace unos años, que los adolescentes sufren más frecuentemente estos dolores que los niños y en que en ocasiones, en los adolescentes los dolores vienen por problemas ya estructurados de espalda: desviaciones laterales o escoliosis, y aumento de las curvaturas como la hiperlordosis o hipercifosis.
Estos estudios han tenido en cuenta varios factores que pueden influir en el dolor de espalda y que veremos a continuación:

Crecimiento y desarrollo.

Se ha observado que en los mayores periodos de crecimiento en niñas 12-13 años y niños15-16 años aumentaban los dolores de espalda. Muchos de los estudios argumentan que el desarrollo puberal en sí mismo es un factor de riesgo para el dolor de espalda, mientras que otros relacionan este dolor con el uso de mochilas o la adopción de malas posturas y por tanto no producido exclusivamente por el crecimiento.

Uso de la mochila.

Varios estudios han comprobado que cuando el peso de la mochila es superior al 10-15% del peso corporal  de forma prolongada  puede ocasionar molestias a nivel de la columna. Otros relacionan el dolor ocasionado, además de con el peso, con el tiempo  que se lleva la mochila, ya que cargas iguales o un poco inferiores al 15% pero trasportadas de forma continua durante largos periodos de tiempo también pueden ocasionar dolor.
Hace unos años, intentó poderse freno a los problemas de espalda originados por el peso de la mochila lanzando al mercado mochilas carrito, de forma que el peso ya no lo sufriese la espalda, sin embargo, se ha observado que el porcentaje de escolares con dolor no ha descendido. La causa está en que, si bien es verdad que el peso directo de la mochila no recae sobre la espalda, la postura que adopta ésta al transportar el carrito no es la más adecuada por estar expuesta a una rotación e inclinación permanente hacia el lado en que se lleva la mochila con ruedas.

Actividad física:

El excesivo esfuerzo y el alto entrenamiento físico podrían provocar dolores. Hay que procurar que no sean deportes con mucho carácter competitivo y de alta exigencia y entrenamiento, especialmente en aquellos deportes o estilos con una mayor grado de exigencia a nivel de columna.

Sedentarismo:

El sedentarismo así como la mala posición de sedestación se relacionan con el dolor de espalda en la mayoría de los estudios. Cada vez, se hace más obvio que los índices de sedentarismo en la población escolar están aumentando mucho de un tiempo hasta ahora, esto es debido al aumento de horas que pasan viendo la televisión, utilizando el ordenador y jugando con videojuegos.
Teniendo en cuenta estos 4 factores, ¿qué podemos hacer para evitar que se produzca este dolor de espalda?

Crecimiento y desarrollo:
Los dolores provocados por el propio crecimiento en la mayoría de los casos no puede evitarse. Pero cuidando las posturas, teniendo un buen descanso y haciendo un poco de ejercicio puede contribuirse a que las molestias sean menores. En cualquier caso hay que estar atento y acudir a revisiones médicas para evitar que durante el crecimiento se produzcan alteraciones estructurales de la columna: Escoliosis, cifosis… que pueden aparecer o aumentar en esta edad.

Uso de la mochila:

- Mochila de dos cintas: Esta mochila quizá sea la que mejor distribuya el peso a nivel de espalda, pero hay que tener en cuenta lo siguiente: hay que llevarla ajustada, las dos cintas con la misma longitud, llevarla sobre los dos hombros, sin superar el 10-12% del peso corporal (si un niño pesa 30 kg nunca debería llevar más de 3,5 kg) especialmente si el niño tiene que hacer un largo trayecto con la mochila colgada.
En el caso de que el peso de los libros y demás materiales que el niño tenga que transportar de forma inevitable supere esta cantidad, debería complementarse con el uso de un carpeta o similar cogida con los dos brazos para llevar delante parte del peso.
El tamaño de la mochila debe ser el adecuado a la edad y la talla del niño, cuidando que su parte baja quede unos cinco centímetros por encima de la cintura.
El armazón debe ser semiblando para que se ajuste a la anatomía del niño y los tirantes de regulación acolchados, si es posible anchos(unos 3-4 cm)
El material más pesado y voluminoso debe pegarse a la espalda, aligerando el peso hacia fuera. Es importante aproveche todos los compartimentos o separadores para repartir el peso de los objetos a transportar.
- Mochila de bandolera: En este caso, las limitaciones del peso serían las mismas, pero habría que tener la precaución de ir alternando el hombro de carga y llevarla cruzada
- Mochila de ruedas: Quizá el peso podría ser algo mayor (pero sin superar el 15%, pero también habría que tener la precaución de ir alternando el brazo que tira, o bien llevarla delante empujándola con las dos manos. Es muy importante es que el asa tenga una altura regulable a la altura de niño que le permita arrastrarla de una forma cómoda y ergonómica.

Actividad física:

Es importante realizar actividad física moderada.  Un buen estado físico puede ayudar a prevenir los problemas de espalda, practicar un deporte durante unas 3-4 horas semanales puede ser beneficioso.

Sedentarismo:

Ante todo evitar el sedentarismo. Procurar que pasen menos tiempo sentados, y cuando lo estén que lo hagan de la mejor manera posible.

Cosas a tener en cuenta:
- Cuidar el mobiliario:
La silla: La altura del asiento de la silla debe de ser la que nos permita formar una ángulo recto entre pierna y muslo apoyando los pies, si es más alto deberíamos poner un apoyo a nivel de pies, que nos permita apoyarlos. La profundidad de la silla debe permitir que, teniendo la correcta posición de la piernas, la espalda descanse en el respaldo formando un ángulo con el muslo de unos 90-100º. Si es posible, con reposabrazos que le permitan apoyarse cuando se siente o se ponga de pie.
La altura del respaldo debe llegar  como mínimo hasta la parte media de la espalda (debajo de los omóplatos)
La mesa: La correcta altura del tablero de la mesa debe fijarse de tal forma que permita apoyar cómodamente los antebrazos sobre la mesa con la espalda apoyada sobre el respaldo (zona dorsal y lumbar) y el pecho en contacto con el tablero. Esto se obtiene cuando la altura de la mesa queda aproximadamente debajo del pecho, quedando un espacio entre tablero y muslos comprendido entre 15-32cm.
-Se recomienda combinar estos periodos de sedestación con cortos paseos.

A modo de conclusión recordaremos la importancia de actuar en la prevención del dolor de espalda desde la infancia, a través de una correcta educación postural, corrigiéndose los malos hábitos y adoptándose posturas y movimientos adecuados en las actividades diarias, hasta que resulten espontáneas y naturales.
Teniendo en cuenta los aspectos anteriormente citados podemos colaborar a mejorar la salud de la espalda de los escolares.